El Correo

Actualizado el 25 de abril de 2016 a las 13:46

Media Maratón Madrid 2016, crónica en primera persona: ¡Corriendo, que es gerundio!

Media Maratón Madrid 2016, crónica en primera persona: ¡Corriendo, que es gerundio!

Nuestro particular colaborador fue uno de los 22.000 corredores que se personaron en la salida del Asics Half Marathon Madrid. Sus sensaciones no fueron buenas desde el kilómetro uno, pero prueba superada. Éstas son sus impresiones sobre la masiva cita madrileña

   

MORATH (RODRIGO BORREGO)| Alrededor de las nueve de la mañana del domingo, cuatro de abril de 2016, nos juntamos en el Paseo de Recoletos más de veintidós mil personas con un dorsal en el pecho dispuestos a aprovechar la oportunidad que nos brindaban de correr por el centro de Madrid sin tráfico y con gente animando. El Motivo, participar en la decimosexta edición de la Maratón de Madrid que, en este año, ha cambiado de nombre, haciendo una mezcla un tanto spanglish: Half Marathon Madrid

Sí, más de veintidós mil corredores que, si le sumáis los acompañantes, voluntarios, colaboradores, organización y los meros paseantes del domingo, os podéis hacer una idea de la marabunta de gente que, cual serpiente multicolor, decoraba esta calle típica madrileña.

Por lo que han dicho, se ha batido el récord de participación y parece que están pasando a considerar a esta prueba como una de las mejores en Europa. No conozco los baremos que usan para esas clasificaciones porque no creo en ellos (hay pruebas muy bien consideradas que son una castaña y, al revés, pruebas que no tienen apenas bombo y que son increíbles por paisaje, trato, etc.). Pero estoy seguro de que el crecimiento que está teniendo en los últimos años, sí que le está posicionando como para estar peleando por un buen puesto dentro del top-10 mediomaratoniano.

Media Maratón Madrid 2016, crónica en primera persona: ¡Corriendo, que es gerundio!

Feria del Atleta muy desolada

Para poder estar dentro de uno de los cajones de salida, previamente tenía que pasar por el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo donde estaba además la Feria del Atleta. Siempre había defendido esta feria por ser diferente a las demás de este tipo de eventos y por ser una especie de mercadillo donde podías encontrar auténticas gangas de zapatillas, textil, nutrición, etc. Además de tener los típicos puestos de competiciones, eventos, alguna marca comercial, etc.

Sin embargo, este año la he visto muy desolada. No sé si por la movida del robo del año pasado, porque la organización pida demasiado dinero por las ubicaciones, porque la gente empieza a hartarse de ferias que no aportan nada especial, etc. La ventaja es que, al haber menos gente pululando por allí, tardas menos en recoger el dorsal.

Pensamiento en alto: ¿Es posible que esta falta de ganas por participar como expositor provenga en parte por la gran cantidad de Ferias que hay que al final te obliga a seleccionar dónde inviertes tu dinero?

Pero, bueno, dejémonos de Ferias y vayamos a la fiesta dominical a la que acudí con mucha calma, por un lado, porque son ya muchas carreras y una media maratón cerca de casa no supone más estrés que el justo para que se remuevan un poco las mariposas en el estómago y, por otro, porque no tenía idea de ir “a saco” sino simplemente a rodar con cierta calma y a no forzar salvo que saliera un día inspirado. El motivo, que llevo unos meses un tanto apagado, sin fluir como se suele decir, no sólo al forzar el cuerpo sino también en el día a día (quizá se están juntando varias cosas y, al final, acabas yendo renqueante.

Media Maratón Madrid 2016, crónica en primera persona: ¡Corriendo, que es gerundio!

En parrilla de salida

Al estar federado en Madrid, tenía sitio en el tercer cajón que, por el volumen de gente que había en la élite y la súper élite, permitía salir a apenas dos o tres metros de la línea de salida. Esta cabeza de grupo estaba en la plaza de Neptuno y, dada la anchura de la calle, te podías colocar fácilmente aunque me imagino que los de los grandes cajones tendrían algo más de agobio. Llegué a la calle por el final y me quedé alucinado al tirarme no sé cuántos minutos andando rápido para remontar toda la calle hasta la plaza de Neptuno. ¡¡¡Qué mogollón de gente!!!

Como habían dado 'fresquete' y posibilidades de lluvia, llevaba camiseta debajo de la de tirantes del club de atletismo y, como tenía un poco cargados ciertos músculos de la pantorilla y la zona donde apoya el calcetín algo tocada, no me puse pantorrilleras como suelo hacer sino que fui a pantorrilla descubierta (hacía mucho que no competía así) y con calcetín bajito. Imprescindible la malla corta, unos manguitos por si acaso, gorra (le he vuelto a coger el gusto a este accesorio) y un cinturón portaobjetos para llevar los pañuelos de papel, un gel (que no me tomé) y guardar en él los manguitos cuando me los quitara. No esperé ni al disparo de salida porque no hacía nada de frío.

La salida no me pareció tan loca como cuando participé hace dos años, aunque es posible que fuera por la gran anchura de la calle y, a pesar de ir mucho más despacio que otras veces, no me vi metido en ningún barullo sino que pude ir cogiendo cómodamente mi espacio. Bueno, lo de cómodamente no es cierto porque no iba fino, sino que me costaba encadenar bien las zancadas y pillar una buena posición del cuerpo.

Sabía que no iba a ir cómodo porque no había bajado la carga de entrenamiento y, p. ej. el jueves cayeron unas cuantas series de peso muerto cosas por el estilo, que te dejan bien 'cascadete'. Así que, al finalizar Velázquez, con unos tres kilómetros, decido subir un piñón y bajar un poco el ritmo, pensando en la gran subida que venía un par de kilómetros después, comenzando en Santa Engracia.

Ná, no hubo tu tía y las pocas fuerzas que tenía las había quemado en esos primeros kilómetros, así que empecé a ir cada vez más forzado de cuerpo y coco, peleando con los pensamientos negativos de retirada y los positivos de echar un rodaje de 21K a velocidad crucero.

Media Maratón Madrid 2016, crónica en primera persona: ¡Corriendo, que es gerundio!

A buen ritmo sin forzar

Poco a poco fueron pasando los kilómetros, pero la verdad es que iba entregado y, echando números simplemente forzaba para poder mantenerme entre el 1h20' y 1h24', pero al ver que estaba dentro salvo hecatombe, no sólo no forzaba, sino que me apalancaba más aún. Creo que no hice por seguir a nadie, ni siquiera cuando, tras plaza de Castilla empezamos el largo tramo favorable y me adelantaban 'grupetas' de gente que venían de lujo para evitar el airecillo que pegaba en contra.

Quitando esa falta de ganas por machacarme, que las sensaciones eran casi como si estuviera yendo a tope cuando en realidad estaba rodando el 3'50''/km y alguna pequeña sobrecarga no esperada de los hombros (posiblemente por ir un poco tieso), lo demás no fue mal del todo y pude centrarme en ir trabajando la técnica de carrera (llevaba un dispositivo para ver analíticas a posteriori porque estas cosas hay que aprovecharlas también para hacer pruebas del material y quería ver qué salida en cosas como el tipo de pisada con las Fresh Foam Zante v2, con las que me encuentro exageradamente cómodo).

En los tramos de bajada, tampoco me lancé porque no iba fino y no quería machacar los muslos más de la cuenta así que seguía perdiendo posiciones continuamente (creo que al final acabé cerca del puesto doscientos). Aun así, no iba hecho polvo así que la vuelta final al Retiro no se me hizo muy larga, ni siquiera en la mítica cuesta desde Atocha donde la gente suele echar el 'bofe'.

Media Maratón Madrid 2016, crónica en primera persona: ¡Corriendo, que es gerundio!

Llegada a meta, masaje, cambio de ropa y para casa

Eso sí, cuando tomé el último giro para entrar en el parque, el alivio fue muy grande, meta en 1:22' no sé cuánto (aún no lo he mirado en las clasificaciones, lo siento, pero ya sabéis que esto de los cronos me la trae bastante al pairo), rápido a por el avituallamiento (sólo me apetecía agua), cabreo con eso de que dieran la medalla metida una bolsita de plástico (por favor, una medalla hay que ponerla) y, de camino al guardarropa, hago una paradilla en la zona de masajes porque no había cola y me iba a venir bien para el tibial, que se me había cargado un poco (ya lo notaba un poco 'tocadete' antes de correr así que terminé de sobrecargarlo con los 21K). Majísimas las dos masajistas y rápido a cambiarme de ropa porque, aunque no hacía frío, tampoco estaba como para quedarse sudado y con poca ropa.

Los típicos encuentros con gente conocida, unas cuantas chalas, risas, cabreos, excusas de unos y de otros para justificar lo injustificable (que te ha salido mal, no te inventes historias… yo para eso soy muy franco siempre) y, como era pronto, para casa, que todavía me iba a dar tiempo a hacer la compra antes de comer.

De camino a la estación de Atocha para coger el Cercanías, vuelvo a pasar por “la cuestarraca del Retiro” (la del 18K aproximadamente y, a pesar de haber pasado a más de dos horas, sigue estando 'petadísima' de gente. Es increíble el toque popular que ha cogido esta carrera.

Y poco más que contar. Siento que no haya sido una crónica visceral como otras veces, que no haya habido petardazos o fuegos artificiales (bueno, un petardacillo, pero de peseta, porque no fui fino y acabé algo tocado, pero no llegó la sangre al río, no se oyó apenas la explosión). Ahora, a recuperar y a seguir buscando cuál es la causa de esa falta de ganas de pincharme dorsales porque, a este ritmo, miedo me da cuando me vuelvan las ganas, lo mismo me inscribo a diez pruebas seguidas para calmar las ansias después de varios meses donde apenas he competido.

Un abrazo y gracias por haber llegado hasta aquí!!!

Media Maratón Madrid 2016, crónica en primera persona: ¡Corriendo, que es gerundio!

Foto apetura: La Bolsa del Corredor.Resto de fotos realizadas por Morath (Rodrigo Borrego)


Noticias Relacionadas

Carrera Empresas Bilbao 2020

Carrera Empresas Bilbao 2020

La fecha de la carrera de Empresas de Bilbao 2020 ha sido aplaza del 4 de octubre al 22 de noviembre.

Publicidad

Bilbao Night Marathon 2020

Bilbao Night Marathon 2020

La Bilbao Night Marathon 2021 ya tiene fecha confirmada, después de la que la edición de 2020 haya tenido que ser cancelada por el coronavirus y sustituida por una carrera virtual.

Publicidad

Bilbao Bilbao 2020

Bilbao Bilbao 2020

La Bilbao Bilbao 2021 ya tiene fecha confirmada, después de la que la edición de 2020 haya tenido que ser cancelada por el coronavirus

Publicidad

Medio Maratón Madrid 2021

Medio Maratón Madrid 2021

El Medio Maratón Madrid 2021 ya tiene fecha confirmada, después de la que la edición de 2020 haya tenido que ser cancelada por el coronavirus