La Clásica Salto 15K DSS: Ganar por partida doble sabe mejor 
 
El Correo


Actualizado el 22 de octubre de 2021 a las 10:19

 La Clásica Salto 15K DSS: Ganar por partida doble sabe mejor

La Clásica Salto 15K DSS: Ganar por partida doble sabe mejor

    

Por Karel López

 

Eran los favoritos y no han defraudado. Aitor Etxeberria y Maite Arraiza han conquistado este domingo sus segundos triunfos en la Clásica Salto 15K Donostia. Está claro que ganar por partida doble siempre sabe mejor… Los últimos triunfadores guipuzcoanos hasta hoy en la 15K de la capital guipuzcoana (ella en 2018 y él en 2019) se han impuesto con gran autoridad tras sus galopadas en solitario.

 

Ha sido una jornada en la que el atletismo popular ha vuelto a ser protagonista por las calles de la capital guipuzcoana. 1.226 corredores han logrado cruzar la meta en la 15K. y 192 patinadores, cuatro deportistas en handbike y 200 atletas en la 5K han hecho lo propio. Y el tiempo les ha acompañado a todos ellos durante el llano y bello recorrido. Entre todos los que han llegado al Miniestadio de Anoeta, los 'más buscados' eran el igeldotarra Etxeberria (47:11) y la donostiarra afincada en Lazkao Arraiza (55:53).

 

Él ha clavado el crono que marcó en 2019, cuando también ganó (dos txapelas seguidas para el fondista de la Real Sociedad). Lo ha mejorado en un segundo, aunque es cierto que ha llegado al sintético paseándose y disfrutando; tenía margen para bajar de 47 fácilmente. «Justo antes de la salida me han dicho que Aitor Mimenza, con alguna molestia, no venía finalmente. Y he podido plantear una carrera diferente sabiendo que era el favorito». Se escapó desde el comienzo y aflojó al final. Tras él ha llegado un histórico como Kamel Ziani. 49 años tiene, pero sigue dando guerra. «Veinte años llevaba sin correr la Clásica», aseguraba el plusmarquista de la prueba desde 1998 (45:13). «Se me ha hecho larga. Últimamente, como mucho, hago carreras de diez kilómetros». 48:23 ha hecho.

 

Y a cuatro segundos, «apretándole hasta el final», ha llegado otro veterano como José Antonio Gómez. Arraiza también ha planteado una carrera en solitario en los primeros kilómetros. «He salido demasiado rápido. He sufrido al final», confesaba ya tras pasar por el podio. Pero la txapela se quedó en casa. Le sobró poco más de un minuto. La gala Juliette Germain y la oñatiarra Saioa Arkonada han sido segunda y tercera, respectivamente. «Estoy unos meses de Erasmus en Donostia y estoy muy contenta. El grupo de Ricardo Jiménez me ha acogido de maravilla. Son amables conmigo y hay otras atletas como Elena Silvestre y Aratz Rodríguez que me están ayudando a progresar», apuntaba la francesa (de Orsay) de 20 años. Le ha dado el toque internacional a la prueba.

 

En esta ocasión, los rollers más rápidos han sido el donostiarra Nicolás Alonso (25:49) y la alavesa Idoia Martínez de la Fuente (27:57). Él, un habitual del podio en esta prueba, ha roto la carrera junto al vitoriano Unai Villalobos (segundo clasificado) y, patinando a toda velocidad, se han marchado del grupo perseguidor. Ella, por su parte, se ha marchado en solitario desde el primer kilómetro. Como ocurrió en la 15K de corredores con Arraiza, ha sido la encargada levantando un cartel, de avisar a sus compañeros patinadores en la zona de salida de que faltaba un solo minuto para ponerse manos a la obra.

 

El veterano e incansable Sergio Román, que ha ido de menos a más y ha acabado tercero, subió en esta ocasión al podio con sus padres. «Esta vez cambio a los hijos por ellos», bromeaba. Lo hizo tras ver de cerca cómo el andoaindarra Aimar Murua (15:24), de tan solo 18 años (28 años menor que Román), se imponía tras ser capaz de «tomar la iniciativa a falta de poco más de un kilómetro». Sabía que tenía que marcharse antes. «En los metros finales, al sprint, habría sido imposible». Segundo ha sido Unai Sagarzazu.

 

La donostiarra Ana González (20:14) se ha llevado el triunfo femenino en la distancia corta tras superar por solo cuatro segundos a Aitana Ábalos. Tercera ha sido Maialen Urretavizcaya. «Para mí ha sido una carrera rápida. Nos hemos intercambiado posiciones Aitana y yo. Y se ha decidido todo al final», explicaba González. La fiesta sirvió para dar visibilidad a diferentes causas. La organización y Salto, patrocinador principal, han colaborado con Irungo Harrera Sarea. Y en meta se han recogido decenas de zapatillas y móviles usados. Otra historia que merece ser contada es la protagonizada por los urnietarras Iñaki y Vicente, de la asociación 'Aurrera Markelekin (GNAO1)'. «Llevamos a Markel (de 15 años y con mutación del gen GNAO1) en un carrito porque queremos dar visibilidad a la enfermedad rara que padece. Solamente doce personas en España la tienen».