El Correo

Actualizado el 26 de enero de 2008 a las 00:00

El keniata Mark Kiptoo ganó el Cross de Haro de forma espectacular

El keniata Mark Kiptoo ganó el Cross de Haro de forma espectacular

   

Tocata y fuga en cinco movimientos. A cada cual más decisivo. A Mark Kiptoo le tocó abrirse paso en la salida del Circuito del Mazo desde la segunda línea y por detrás de la flor y nata del medio fondo español, más corta en prestaciones, pero mucho más rápida. Arranque en tromba. Paso cerrado. Primer ejercicio de paciencia. A templar gaitas.

El keniano decidió reservar fuerzas, esperó a que se aclarase el panorama y dejó hacer a Chatt, Reyes Estévez y Blanco Quevedo que trataban de agarrarse al arreón inicial de Gedion Ngatuny, la otra clave de una prueba que enterraba en apenas media vuelta el debate sobre el valor real que la nómina de inscritos otorgaba a los aspirantes de casa, campeones de Europa en bloque hace poco más de mes y medio. A las primeras de cambio, por cabeza de carrera sólo asomaba la tez morena de los africanos Ngatuny, Kifle, Chatt, Lamdassen, Tesegay, El Hachimi, Bezabeth y, solapado, Kiptoo. La estampa de Estévez era, hasta ese momento, una excepción que acabaría disipándose por completo en apenas dos mil metros de trazado.

El español perdía estela al paso por meta y acababa replegándose a su espacio natural, como el resto de sus compatriotas, incapaces de seguir el estratosférico ritmo impuesto por Ngatuny, desahogado, solvente; excesivamente generoso, acaso.
He ahí el segundo movimiento que ayuda a interpretar la prueba: con el viento enojado, pestoso, racheado, el keniano prefirió obviar la incidencia de los elementos y mantuvo su estrategia de desgaste, manteniendo una velocidad crucero para ir soltando lastre con la ayuda del tiempo y el paso de los kilómetros. Cometiendo, no obstante, un error de cálculo. Para entonces, Kiptoo se guarnecía en la octava posición, dejando hacer a su compatriota, calculando con micrómetro la incidencia del tiempo y la distancia. Ajustando con frialdad científica el consumo de energía.

Selección definitiva

Tercera fase. Allegro cantabile. Ngatuny se siente cómodo, superior, y asesta un nuevo zarpazo. El león aprieta las bielas apenas cubierta la mitad del recorrido (alrededor de 11.000 metros) y reduce a cinco el cupo de aspirantes. Con él Tsegay, el españolizado Lamdassen, Bezabeth y Kiptto.
Sólo por una vuelta. El eritreo Tsegay se suma a la ofensiva, da relevo a Ngatuny que comienza a mostrar síntomas de colapso y sólo Kiptoo consigue aguantar el tirón, presentando en sociedad su candidatura al triunfo, agazapado siempre, a la expectativa.
Una fatídica circunstancia, cuarto cambio de compás en esta histórica partitura, refuerza su cotización en las apuestas. El trío afronta la penúltima vuelta al paso por uno de los obstáculos que endurecen el circuito y Tsegay se engancha con la lona publicitaria que lo adorna y bandea el viento. Su rostro se estrella contra la hierba de El Mazo, hace temer la existencia de una fractura del tabique nasal, pero no puede con el orgullo del eitreo que recompone su figura para tirar hacia delante.

En los últimos metros

Demasiado tarde. Quinta y última de feria. Los kenianos aprovechan la incidencia para abrir una brecha insalvable, siempre por iniciativa de Ngatuny que no alcanza a entender el papel que desempeña, siempre a rueda, su compatriota Kiptoo. Su entrega, incondicional, abre a Mark las puertas del cielo que, pendiente tal vez de la resolución de este apasionante cara o cruz, deja de castigar a la concurrencia con su vendaval. Determinante.
Ngatuny lleva en volandas a Kiptoo hasta la recta de llegada y, sin el lastre del viento, éste revienta al sprint y deja tirado, a poco más de diez metros de la cinta de llegada, a su paisano para incorporar su nombre al palmarés de la prueba con un ejercicio de inteligencia encomiable. Kiptoo se hace con el Cross de Haro, capital del Rioja y se convierte en el primer ganador de esta nueva era. Tsegay llegaba envuelto en su derrame para completar el podium completando una espectacular epopeya. Todos contra viento y marea.

En la prueba femenina, la portuguesa Dulce Félix se impuso a la española Jacqueline Martín y a la eritrea Simret Sultan en una carrera que quedó reservada desde la primera vuelta a un grupo formado por Meraf Batha, Marta Romo, Aicha Bani y Ana Dias.
La corredora lusa se encargó de fijar el ritmo desde la salida y se impuso con absoluta claridad.

LOS DATOS:

Clasificación hombres
1. Mark Kiptoo (Kenia) 30:59
2. Gedion Ngatuny (Kenia) a 1s
3. Samuel Tsegay (Eritrea) a 34s
4. A. Lamdassen (España) a 53s
5. Y. Kifle (Eritrea) a 1:2
6. H. Chatt (Marruecos) a 1:14
7. A. Bezabeth (España) a 1:18
8. I. Sibathu (Indep.) a 1:44
9. M. Penas (España) a 1:46
10. E. Martín (España) a 1:47

Clasificación mujeres
1. Dulce Félix (Portugal 23:20
2. J. Martín (España) a 4s
3. Simret Sultan (Eritrea) a 13s
4. Aicha Bani (Marruecos) a 23s
5. Meraf Batha (Eritrea) a 24s
6. Ana Dias (Portugal) a 32s
7. Marta Romo (España) a 40s
8. Eva Arias (España) a 1:19
9. D. Pulido (España) a 2:17
10. S. Labrado (España) a 2:50


/imagenes/2020/11/16/subida-artxanda.png

Subida a Artxanda 2020

Participa durante el mes de noviembre en la XI Marcha Solidaria de la Subida a Artxanda que organiza EL CORREO

Publicidad

Bilbao Night Marathon 2020

Bilbao Night Marathon 2021

La Bilbao Night Marathon 2021 ya tiene fecha confirmada, después de la que la edición de 2020 haya tenido que ser cancelada por el coronavirus y sustituida por una carrera virtual.

Publicidad

Bilbao Bilbao 2020

Bilbao Bilbao 2020

La Bilbao Bilbao 2021 ya tiene fecha confirmada, después de la que la edición de 2020 haya tenido que ser cancelada por el coronavirus

Publicidad

Medio Maratón Madrid 2021

Medio Maratón Madrid 2021

El Medio Maratón Madrid 2021 ya tiene fecha confirmada, después de la que la edición de 2020 haya tenido que ser cancelada por el coronavirus