El Correo

Actualizado el 25 de mayo de 2016 a las 10:59

Crónica Media Maratón Donostia 2016: Sufridos kilómetros de un corredor popular por alcanzar su objetivo

Crónica Media Maratón Donostia 2016: Sufridos kilómetros de un corredor popular por alcanzar su objetivo

El runner bizkiano Julen Lopategi ha sido nuestro hombre en carrera en la recién disputada cita gipuzkoana. Relato en primera persona, con sus sensaciones en plena carrera, de este deportista popular, que, finalmente, logró batir su marca lograda en la media de Vitoria-Gasteiz

   

JULEN LOPATEGI DÍEZ | Domingo, 6:30h. ¿A quién, en su sano juicio, se le ocurre levantarse a dicha hora el día, supuestamente, concebido por el que algunos/as consideran el todo poderoso para descansar? Supongo que la fiebre del running comienza a surtir su efecto en mi persona y empiezo a caer en las garras de esta bendita “enfermedad”. En esta ocasión, la cita y el objetivo es la decimosexta edición del Medio Maratón Donostia-San Sebastián Gran Premio Laboral Kutxa Sari Nagusia. La Media de Donosti 2016 para abreviar.

Aun así, me despierto algo apático. Apatía también causada por la mala climatología que presagio me acompañará durante toda o, al menos, gran parte de la carrera. No obstante, trato de darle la vuelta a la situación y ver el lado positivo del asunto. ¡Voy a correr una media maratón! Hace un año, esto hubiese significado poco más que un disparate para mí… Me ducho y mi cuerpo comienza a activarse. Parece que empiezo a entrar en el “modo carrera”. Acto seguido, me pongo la ropa de correr y me dirijo a desayunar. No soy, para nada, un experto en la dieta que un corredor debe seguir la misma mañana de la carrera, por lo que decido tomarme un zumo de naranja, un plátano, un yogurt y un tazón de leche con cereales y galletas. Los nervios y la inquietud comienzan a adueñarse de mi cuerpo y de mi mente (hace mucho tiempo que no entreno bien y que no me siento cómodo cuando lo hago). Primera consecuencia: debo ir al cuarto de baño por necesidades fisiológicas obvias (regla básica del runner: antes de una carrera, todas la necesidades fisiológicas cubiertas).

Tras hacer la mochila con la ropa de recambio, a las 7:30h., mi amigo Javier me recoge en la puerta de mi portal y nos encaminamos hacia Donostia-San Sebastián. No pinta bien la cosa. Cielo gris, nublado y cargado. Me recuerda a los cielos propiamente invernales que precipitan en forma de nieve durante los primeros meses del año. El trayecto se me hace bastante corto, la verdad. Quizás, porque departo continuamente con mi amigo y, ello, no me hace pensar excesivamente en la carrera. Aun así, él se lo toma con calma… Digamos que no es ningún “fitipaldi”, lo cual a ratos me pone nervioso, ya que temo no llegar a la hora acordada a Donosti.

Crónica Media Maratón Donostia 2016: Sufridos kilómetros de un corredor popular por alcanzar su objetivo

«Sin cebarme al principio del recorrido»

A las 8:50 horas llegamos a la Plaza Gipuzkoa. El viento comienza a soplar cada vez con más fuerza y, poco a poco, comienzan a caer gotas del cielo… Me dirijo, junto con Javier, hacia la línea de salida, y en torno a las 9:20 horas recojo mi dorsal. En ningún momento he pensado en calentar, ya que el frío, el viento y la lluvia sólo me hacen pensar en resguardarme de ellas. No obstante, en torno a las 9:40 decido estirar y comenzar a trotar ligeramente para que mis músculos y mi cuerpo no comiencen fríos la carrera. Ya “caliente”, no por la temperatura, me acerco al cajón de salida, dispuesto a dar lo mejor de mí, si bien es cierto que no las tengo todas conmigo. Por mucho que las condiciones climatológicas no acompañan, veo un gran número de participantes en la línea de salida, lo cual me hace activarme todavía más y cambiar el chip.

¡Son las 10:00! 10, 9, 8, 7, 6, 5… ¡Ya estamos en marcha! He cruzado la línea de salida unos 50 segundos después de que se haya dado el pistoletazo de salida. Primer objetivo de la carrera: No cebarme al principio del recorrido, aunque en todo momento tengo en mente rebajar el 1:44:22 realizado en el EDP Vitoria-Gasteiz Maratón Martín Fiz, en su distancia de media maratón, hace una semana. Comienzo tranquilo. Aunque quiera, no puedo ir más rápido, ya que hay mucha gente y las primeras curvas del circuito son bastante estrechas, lo cual seguramente voy a agradecer a final de carrera. En la primera recta ancha que veo, intento tomar un ritmo cómodo, no dejándome llevar por el frenético ritmo de algunos/as de mis compañeros/as de carrera. Las piernas parece que responden y la respiración es acompasada. Voy avanzando mientras sorteo gente. Los nervios que habían aflorado por la mañana han desaparecido por completo, y me centro única y exclusivamente en correr y seguir avanzando. Los primeros kilómetros transcurren según lo previsto, ritmo cómodo, pero por debajo de lo 4:50, muy por debajo de hecho. Es algo que me preocupa y, aunque trato de bajar el ritmo, la inercia de la gran marea me lleva hacia adelante.

En el grupeto de  la liebre de 1:40

Llego al primer avituallamiento, situado en el kilómetro 5, y, aunque no tengo sed, cojo un vaso de agua para mojar el paladar y la garganta; tarea complicada si tenemos en cuenta que no soy un corredor experto y que no puedo dejar de dar zancadas. El ritmo es más rápido del que debería ser para el entrenamiento que llevo en las piernas, pero, aun así, todavía no he alcanzado a la liebre de 1:40:00, aunque la tengo a la vista. Un par de kilómetros después, en torno al 7-8, doy alcance a la liebre anteriormente nombrada y me uno al grupeto que lleva tras de sí. El ritmo me parece cómodo, y siempre se corre mejor en grupo que sólo, y persiguiendo/adelantando a gente. El ecuador de la carrera se acerca y, por el momento aguanto bien el ritmo de la liebre.

El recorrido de esta Media de Donostia-San Sebastián no es excesivamente duro. Todo lo contrario, llano y rápido. No obstante, a medida que nos acercamos a la playa de Zurriola, el viento comienza a soplar más de cara, lo cual se hace notar en las piernas y, por consiguiente, en el ritmo de carrera. El segundo avituallamiento de la prueba llega antes del ecuador de la misma. Decido cambiar y coger powerade, ya que pienso que me va a costar menos ingerirlo. Me sorprende que la liebre no quiera refrescarse y mojar la boca. Comenta que si lo hace, puede sufrir las consecuencias del maldito flato

Crónica Media Maratón Donostia 2016: Sufridos kilómetros de un corredor popular por alcanzar su objetivo

¡Momento de crisis!

¡Llegamos a la línea de meta! Pero sólo se trata del ecuador de la prueba… El cansancio se comienza a notar y las piernas no responden como a mí me gustaría que respondiesen… Aguanto con la liebre hasta el kilómetro 13-14 y en este momento… Mis piernas deciden no responder a mis órdenes mentales… ¡Llega el gran momento de crisis de la prueba!

Desde el kilómetro 14 y hasta el 20 resumo la carrera en dos palabras: puro sufrimiento. Los tiempos por kilómetro caen en picado y mis piernas parece que no desean avanzar… Por un momento, tengo que detenerme en el cuarto avituallamiento, ya que si sigo corriendo y bebiendo al mismo tiempo, probablemente la bebida me entre mal en la boca… Tras 10-15 segundos parado, reanudo la marcha y encaro los últimos 4-5 kilómetros. Muchos/as atletas me superan, y mi ánimo comienza a decaer. Pienso que me va costar una eternidad llegar a meta y, además, los minutos pasan como si fuesen horas…

Buen resultado pese al sufrimiento

¡Llego al kilómetro 20! Mis piernas y mi respiración no pueden más, pero mi corazón y mi orgullo me dicen que tengo que seguir adelante. El ritmo es como el de un señor sesentón que corretea por la orilla de la playa en pleno mes de agosto en Benidorm, pero eso no me preocupa. Sólo quiero llegar a la última recta y vaciarme para acabar con este enorme esfuerzo. La gente anima, los/as corredores/as también, ha dejado de llover y me encuentro a 250 metros de la meta. Intento aumentar el ritmo. Cosa que a duras penas consigo. Mis piernas están al límite…

Tiempo final neto: 1:40:18. He mejorado la marca del fin de semana pasado en Vitoria-Gasteiz. En este momento sólo quiero respirar y beber todo el líquido que pueda para recuperar lo perdido. Estoy contento con el resultado, si bien es cierto que he sufrido muchísimo en la segunda parte de la prueba.

Conclusión final de la Media de Donosti 2016

Es alucinante cómo 12.00 personas pueden salir a correr, a sufrir, a batirse a ellos/as mismos/as en un día de perros como éste. Sin duda, esta Media Maratón de Donostia San Sebastián tiene un circuito muy rápido, y que en buenas condiciones físicas permite batir una marca personal.

Crónica Media Maratón Donostia 2016: Sufridos kilómetros de un corredor popular por alcanzar su objetivo

Valoración de la prueba (Del 1 al 5)

  • Salida: 4.
  • Llegada: 5.
  • Organización: 5.
  • Ambiente: 5.
  • Avituallamientos: 5.
  • Recorrido: 5.
  • Servicios al corredor: 5.

Fotos cedidas por Julen Lopategi


Noticias Relacionadas

/imagenes/2020/11/16/subida-artxanda.png

Subida a Artxanda 2020

Participa durante el mes de noviembre en la XI Marcha Solidaria de la Subida a Artxanda que organiza EL CORREO

Publicidad

Bilbao Night Marathon 2020

Bilbao Night Marathon 2021

La Bilbao Night Marathon 2021 ya tiene fecha confirmada, después de la que la edición de 2020 haya tenido que ser cancelada por el coronavirus y sustituida por una carrera virtual.

Publicidad

Bilbao Bilbao 2020

Bilbao Bilbao 2020

La Bilbao Bilbao 2021 ya tiene fecha confirmada, después de la que la edición de 2020 haya tenido que ser cancelada por el coronavirus

Publicidad

Medio Maratón Madrid 2021

Medio Maratón Madrid 2021

El Medio Maratón Madrid 2021 ya tiene fecha confirmada, después de la que la edición de 2020 haya tenido que ser cancelada por el coronavirus