El Correo

Actualizado el 16 de junio de 2010 a las 00:00

Crónica de unas principiantes, por Ertzeire

Crónica de unas principiantes, por Ertzeire

   

Recibo una llamada de Bea diciéndome que Gorka le ha comentado a través de facebook que se está organizando la I Carrera Popular de Vamos a Correr y que nos animaba a apuntarnos. Obviamente le reventé el oído de la primera carcajada. Sí Bea, es verdad que somos disciplinadas, apasionadas del deporte y voluntariosas, pero de ahí a apuntarse a una carrera va un trecho. Ella entusiasmada me intentaba convencer de que no era necesario ser Usain Bolt para participar, que habría mucha gente simplemente aficionada y que tampoco se trataba de intentar arrancarle el dorsal a Martín Fiz para pasar por Meta en un tiempo record. Como buena waterpolista, me tiré a la piscina sin mirar y sin pensar en nada más que en que el mínimo entrenamiento que hiciéramos, aunque fuera para ver si aguantábamos los 6km de la carrera, me vendría bien.
Así, el siguiente paso fue acercarse a Intersport Extreme, como bien se indicaba en la página Web y retirar nuestro dorsal y nuestra camiseta a cambio de los 5 euros de la inscripción. Todo parecía fácil, pero como buenas principiantes, el mero hecho de entrar en la tienda, constituía ya un reto. 3 minutos de espera observando en una tienda especializada, fueron suficientes para comprobar que nos habíamos metido en una buena. Si es que no se puede ser tan animada a veces. A dónde íbamos las dos con nuestras zapatillas del gimnasio cuando todo lo que se veía en la tienda era gente que buscaba unas zapatillas de no sé qué características específicas para no sé qué tipo de terreno… ¡Madre mía!, ¿irían a la carrera también? A ver si vamos convencidas de que vamos a pasar una mañana divertida y va a resultar que somos las únicas que no se han probado a sí mismas, siquiera, si pueden correr 1 km seguido. Nos hicimos muy pequeñitas, pero y ¡qué más da! pensamos. Total, nadie nos conoce y además, corredoras no, pero tenemos por costumbre terminar lo que empezamos.
Desde entonces hasta el día de la carrera todo fueron conjeturas y risas sobre cómo sería, si aguantaríamos, qué tipo de gente iría y sobre todo, cómo suele ir la gente equipada. Nuestro gran dilema era saber si, ya que se podía dar el caso de llegar las últimas, iríamos adecuadamente equipadas como para poder pasar desapercibidas o si encima haríamos el ridículo más absoluto. Típicas preocupaciones de alguien que tan fuera de su hábitat natural, no estaba reparando en lo más importante, correr. Hicimos unos 3 días de entrenamiento. Lo justo para saber que el spinning de Bea y mi Waterpolo nos daban la capacidad necesaria para poder terminar la carrera. Y con eso nos bastaba.
Llegó el día. Un 16 de mayo que amaneció lluvioso en Bilbao. No sabíamos llegar hasta allí, ni dónde en concreto comenzaba la carrera. Un desastre. Sin embargo, dentro de todo el desasosiego que provoca el desconocimiento absoluto del medio y de la situación, decidimos tomárnoslo lo mejor que pudiéramos, tragarnos la vergüenza y encontrar el lugar para correr y terminar cuanto antes. Precavidas, nos levantamos temprano, metimos todos los “por si acasos” en unas bolsas que parecían preparadas para un viaje a Tombuctú y directas al coche. Emprendimos el camino y como buenas pachangueras decidimos parar en el Área de Descanso de Muskiz, porque no íbamos a correr con el estómago vacío. Dos cafés con leche y dos napolitanas, por favor. Todo un ejemplo de profesionalidad en lo que a participar en carreras se refiere.
Por fin llegamos. Era pronto pero la carrera de los más pequeños, ya se había encargado de congregar al público, organizadores y participantes en el lugar. Muy amables, desde la Organización, se nos dio la posibilidad de cambiarnos en un autobús y de dejar allí nuestras bolsas. Primer detalle. Todos los “por si acasos” no servían para nada, ya que todo estaba más preparado de lo que pensábamos.
Ya estábamos listas. Muertas de la vergüenza, mirábamos a la gente para saber qué hacer y cómo actuar hasta el momento de la carrera, para no hacer demasiado el ridículo. Primer conflicto, ¿cómo se pone el dorsal? O mejor dicho, ¿dónde? Yo digo que en la espalda por eso del “dorso” y Bea me dice que ella cree que delante para que se vea. Aun así, nos lo ponemos detrás y cuando ya consigo enganchar los cuatro imperdibles, la gente se empieza a quitar las chamarras y descubrimos que el deporte y la lingüística no van de la mano. Todo el mundo tiene el dorsal en el pecho. Disimulando y siempre con la máxima de “no te preocupes, nadie nos conoce”, nos vamos retirando hacia la salida y nos sentamos cerca para hacer tiempo hasta el momento de salir. ¡Horror! Mi vecino. Si es que era casi imposible no encontrarse a alguien conocido. No importa, saludamos y a lo nuestro. Tres cuartos de hora para el comienzo de la carrera. 45 minutos en los que nos dio tiempo a calentar, a estirar y a ver al resto de participantes. 3 cuartos de hora en los que la Organización y el ambiente nos hicieron integrarnos y sentirnos como si hubiéramos nacido con las zapatillas puestas. Nervios fuera. Plenas de confianza, trotando cuesta arriba y abajo, calentamos motores y departiendo con quien estaba también calentando, encontrando gestos de apoyo y complicidad en aquellas personas que como nosotras venían a pasar una mañana de Domingo entretenida, sin más. Todo nos parecía bien. Nos divertíamos y disfrutábamos con todo. Sobre todo con el buen ambiente que desconocíamos se genera en torno a este tipo de carreras. Y además, el tiempo estaba respetando. Hacía fresco, pero no llovía.
El momento cumbre. Empieza la carrera y no sé si se debía a la emoción, pero nada parecía costarme un esfuerzo. Un primer kilómetro de bajada en el que se agradecía la brisa fresca en la cara. Sin embargo, empiezo a escuchar un ruido extraño y noto que tengo que ir cada vez más lenta para ir a la altura de Bea. Sí, somos principiantes, pero nos estaban pasando hasta los que iban andando. ¡Qué raro! ¿y ese ruido? Hablaba y hablaba, pero Bea no me hacía ni caso. Pues vaya, ¡qué concentración! No podía ser y ¿ese ruido extraño? Me giré para ver qué pasaba y entonces me di cuenta de lo pachangueras que habíamos sido. El ruido era Bea respirando como podía a través de unas fosas nasales bloqueadas por la congestión provocada por lo que creemos fue una especie de corte de digestión y el frío de habernos sentado en un banco, en mallas de correr, inmediatamente después de engullir una napolitana de chocolate. Aun así, Bea no es de las que se rinde, así que siguió como pudo hasta terminar el recorrido de 6 km en los que a pesar de todo, solo recordamos lo que nos animaba la gente y la gran aventura de completar nuestra primera carrera en último puesto de la clasificación. Si es que al final, las primeras no íbamos a llegar, en medio es un rollo, así que terminamos la carrera en un puesto cuanto menos especial. Eso sí, terminamos con corte de digestión y todo, que eso es lo que no cuenta la photo finish.
En definitiva, esta es la crónica de una carrera que por la Organización, la atención y el ambiente, ha cautivado a dos principiantas pachangueras, que a día de hoy ya han participado en otra. Eso sí, esta vez sin napolitana, que de todo se aprende.


Amurrioko Krosa 2020

Amurrioko Krosa 2020

- Fecha de la carrera: domingo, 26 de enero 2020 - Plazo de inscripción: Abierto - Toda la información sobre el Cross de Amurrio 2020: recorrido, recogida de dorsales, horarios de salida...

Publicidad

Medio Maratón de Sevilla 2020

Medio Maratón de Sevilla 2020

- Fecha de la carrera: domingo, 26 de enero 2020
- Plazo de inscripción: Abierto
- Toda la información sobre el Medio Maratón de Sevilla 2020: recorrido, recogida de dorsales, horarios de salida...

Publicidad

Media Maratón Barcelona 2020

Media Maratón Barcelona 2020

- Fecha de la carrera: domingo 16 de febrero de 2020
- Toda la información sobre la Media Maratón Barcelona 2020: recorrido, recogida de dorsales, horarios de salida...

Publicidad

Maratón Madrid 2020

Maratón Madrid 2020

- Fecha de la carrera: 26 de abril de 2020
- Plazo de inscripción: Abierto
- Toda la información sobre la Maratón de Madrid 2020: recorrido, recogida de dorsales, horarios de salida...