El Correo

Actualizado el 9 de enero de 2014 a las 10:13

Bicis de 29 vs 26 pulgadas: qué bici comprar en 2014

Bicis de 29 vs 26 pulgadas: qué bici comprar en 2014

Este año muchas marcas sólo fabricarán monturas con ruedas de 29 pulgadas frente a las tradicionales de 26. Probamos ambos tipos y sacamos conclusiones

   

JOSU GARCIA | Ha llegado 2014 y los grandes fabricantes de bicicletas de montaña ya tienen en las tiendas sus nuevos modelos. Pero, un momento, ¿qué sucede aquí? Las clásicas mountain bikes ya no son lo que eran. Han pegado el estirón. Sus ruedas son más grandes de lo habitual. Se ha pasado de la clásica llanta de 26 pulgadas a 27,5 y, sobre todo, a 29. “No es algo totalmente nuevo, porque el sector lleva varios años revolucionado con el desembarco de las niners o 29ers (así es cómo se llama a este tipo de montura), pero esta temporada parece ya que no hay vuelta atrás”, asegura Pedro Maestre, propietario de las tiendas Maestre Bike en Bilbao, Vitoria y Santander. De hecho, algunas de las principales marcas dedicadas al ciclismo outdoor, como Specialized, Giant o KTM, ya no comercializarán productos de 26 pulgadas.

En este contexto, la pregunta que le surge al usuario o a toda persona que quiera renovar su fiel compañera es ¿qué aporta una niner frente a una bici convencional? ¿Merece la pena apostar por el nuevo material? En los foros especializados en Internet, en las revistas o en la calle se puede encontrar toda una suerte de literatura al respecto. Hay un buen número de partidarios de las ruedas grandes, pero también son muchos sus detractores. Los argumentos fluyen en un sentido, pero también en el contrario. Hay quien asegura que el rendimiento es mucho mayor, mientras que otros ciclistas sostienen que todo responde a una estrategia de marketing para reinventar un negocio que estaba estancado. Este periodista se sube a una 29er para llevar a cabo una prueba. El test no será definitivó, pero sí puede resultar una herramienta útil para orientar a todos aquellos que quieren saber por dónde van los tiros y, sobre todo, a los que se piensan comprar una bici este año 2014:

LA PRUEBA

Para llevar a cabo la comparativa de ambas bicicletas nos proponemos seguir un método lo más científico posible. A falta de un medidor de watios, hemos utilizado el GPS y el pulsómetro para comparar después los datos desde el ordenador. Hemos elegido tres recorridos diferentes. En dos de ellos hemos empleado las herramientas para conocer la relación tiempo/gasto de energía, mientras que en el último nos hemos guiado únicamente por las sensaciones, algo que resulta más subjetivo, pero que tiene también su validez cuando lo que se busca es aproximarse al tacto o conducción de la montura.

EL JINETE

O sea yo. Soy usuario habitual de bicicleta de montaña de 26 pulgadas desde hace casi 15 años. 1,70 de altura y 67 kilos. Al año recorro más de 3.000 kilómetros, en su mayoría de monte. Miembro del BTT Villarcayo, he participado en grandes pruebas por etapas como la Titan Desert o el Raid Trans Atlas y también en pruebas populares como el Galarleiz, la Extreme Bardenas o el Cabreres. Considero que tengo un nivel físico medio y un nivel de manejo o técnico medio-alto.

LAS MONTURAS

Hemos utilizado dos bicicletas de la misma marca. La Specialized Stumpjumper FSR 2010 de 26 pulgadas y la Specialized Camber Carbon 2013 de 29 pulgadas. Ambas en talla S, la primera pesa 12,3 kilogramos frente a los 11,9 de la segunda. Hemos intentado compensar esta diferencia incorporando un botellín lleno de agua a la Camber. Los neumáticos son diferentes pero cuentan con la misma anchura e, incluso, han sido inflados a la misma presión.

LOS RECORRIDOS

El primer trazado elegido consiste básicamente en una dura escalada de unos 5 kilómetros, una subida tendida de 3 kilómetros y un descenso bastante rápido. Apenas hay llano. El segundo escenario plantea un recorrido muy plano, de 30 kilómetros. Por último, el recorrido que nos servirá para calibrar las sensaciones técnicas consiste también en una subida dura y una bajada bastante radical.

TERRENO Y METEOROLOGÍA

El terreno o estado del suelo se ha intentado que sea el mismo, partiendo de la base que el monte es una entidad que muda casi con las horas. En cualquier caso, las pruebas se han hecho en días consecutivos. Respecto a la meteorología, sólo el día de la prueba con la 26 pulgadas por tramo llano se levantó algo más de aire que con la 29.

PRIMER TEST

Salimos con la niner y el primer kilómetro nos movemos por la ciudad. Nos sentimos un tanto extraños porque es la primera vez que nos subimos a una bicicleta de estas características. Lo primero que notamos es que le cuesta arrancar más que una 26. Tiene una explicación física: la rueda es más grande y hace falta más fuerza para acelerarla.

También percibimos una sensación extraña, en relación a la distancia en la que la rueda delantera está situada. Se encuentra más cerca de la punta de nuestros pies. Esto infiere cierta inseguridad, pero más adelante comprobaremos que el ciclista se acopla muy bien a una 29. Al principio da la sensación de ir montado sobre un vehículo más voluminoso, pero todo es acostumbrarse.

Tras costarnos ligeramente atravesar una rotonda y varios semáforos, cogemos ahora un kilómetro y medio de llano por bidegorri. Vaya, una vez cogida cierta inercia, la 29 empieza a pedir más y más pedaleo. Avanzamos rápido. Muy rápido diría yo. Pronto llegamos a la subida dura, no muy técnica pero con rampones de hasta el 25%. Mucha gente dice que la niner lastran. En principio estamos subiendo muy bien. Muy muy bien, diría yo. Apenas no notamos diferencia con una 26.

Incluso en los tramos más duros la montura avanza con fuerza, sin atascarse, firme y decidida. Llegamos arriba y el tiempo se aproxima muchísimo al cosechado con la 26 (40 minutos 18 segundos frente a 39 minutos y 50 segundos). En la gráfica del pulsómetro se advierte que el gasto calórico y el esfuerzo es prácticamente idéntico.

Ahora afrontamos una subida tendida, más o menos relajada. Tiempo para acoplarse y tirar de plato mediano. Vemos en seguida que la 29 es muy agradecida en este tramo. A poco que aprietes, la bicicleta coge una buena inercia. Cerramos el tramo con 19 minutos y 58 segundos, casi 10 segundos mejor que con la 26.

Encaramos ahora el descenso y un último tramo llano. La 29 baja fuerte. Se aprecia que tira más hacia adelante que una 26. Cuesta más frenarla o al menos vemos que coge más inercia. Marcamos una velocidad máxima de 48,2 km/h frente a 46,3 de lo cosechado con su hermana pequeña, aunque con la 26 logramos un tiempo global un poco mejor.

La llegada a meta arroja un gasto calórico y esfuerzo medio idéntico a la 26 (148 pulsaciones), aunque en la gráfica se aprecian más picos de consumo en la subida dura y en el llano, pero algo menos de intensidad en el ascenso tendido y, sobre todo, en el descenso. Entre ambos tiempos hay una diferencia mínima: 1 hora 25 minutos y 3 segundos, con la 26; y 1 hora 25 minutos y 27 segundos, con la 29.

SEGUNDO TEST

El tercer y cuarto día lo dedicamos a la prueba sobre llano. Terreno para rodar, libre de coches y casi de ciclistas, con buen piso y con apenas un par de repechos. La 29 vuela. Es la primera sensación. Nos permite mover más desarrollo aunque la cadencia es inferior a la 26. Con la hermana pequeña llevamos un ritmo más ágil, pero con la 29 avanzamos más. Se percibe. La montura grande también demanda algo más de fuelle.

La llegada a meta es concluyente. Con la 26 hemos logrado un tiempo de 1 hora 22 minutos y 15 segundos. Con una media de 22,73 kilómetros hora. Los resultados con la 29 son sensiblemente mejores: 1 hora 18 minutos y 48 segundos, con una media de 23,6 kilómetros por hora. Casi un kilómetro por hora mejor, que, aunque parezca poco, es bastante. Ya quisieran muchos profesionales poder incrementar su velocidad media en esa proporción en una contrarreloj del Tour, por ejemplo. El rendimiento energético es también muy similar: 147 pulsaciones medias con la 29 y 149 con la 26 (aquí hay que restar un par de pulsaciones al registrar el pulsómetro alguna incongruencia). También se debería descontar algo más por el aire sufrido con la 26. Vemos un empate en la intensidad o quizás un poco mejor para la 26, aunque hay que tener en cuenta que ha rodado bastante más lenta.

TERCER TEST

Buscamos ahora sensaciones técnicas. El recorrido incorpora una trialera muy difícil, repleta de escalones, así como una subida muy técnica, con afloramientos de rocas. Zonas también con barro... Con la 29 observamos que el agarre es mejor. Atravesamos las zonas enfangadas más fácilmente. Sin embargo, la bicicleta se atasca un poco en la subida dura con rocas.

En teoría, la rueda grande debería pasar mejor el obstáculo (como cuando intentas subir un bordillo con un todoterreno frente a la rueda más pequeña del turismo), pero llevamos poca inercia y necesitamos más fuerza para sortearlo. Con la 26 nos sentimos más cómodo aquí. Si bien es cierto que en subida técnica más tendida la 29 resulta más dinámica.

Encaramos ahora el descenso de escalones. La 29 tiene un comportamiento quizás hasta mejor que la 26. Bajamos fuerte y la montura fluye bien sobre las rocas. No notamos tanto tirón en los brazos.

Respecto a la manejabilidad en tramos de bosque, con árboles o con obstáculo que hay que sortear, aquí vemos que no hay color: la 26 se mueve bien. Puedes curvear y contracurvear, mover el cuadro de lado a lado, ponerte de pies o retroceder tu postura con mucho más control que con la 29. Sin duda, en este tercer test, la 26 se ha portado mejor.

CONCLUSIONES

La 29 nos ha sorprendido gratamente en las subidas, sobre todo en las tendidas. En los repechos durísimos apenas penaliza y en los tramos de poca pendiente nos permite mejorar el rendimiento. En los descensos rápidos va muy bien y también en los técnicos.

Su punto fuerte es, sin duda, el llano. Aquí es evidente que hay un rendimiento mayor, aunque también se aprecia que demanda más combustible; poco, pero hay que meterle un gramo más de intensidad. Y su punto débil o, mejor dicho, menos fuerte, porque tampoco es un flanco sin proteger, es su manejabilidad. La 26 se mueve bastante mejor.

A mi juicio, un ciclista medio o avanzado puede sacarle más rendimiento a una 29 en el llano y en la subida (si la pendiente no es muy acusada) que un principiante. No obstamte, un usuario novato es probable que se sienta más seguro con una 29 en los descensos. También percibo que las personas con estatura por encima de 1,75 van más acopladas a la 29, aunque esto es más una apreciación personal.

Recomendaciones
- Antes de comprar, el ciclista debe preguntarse qué va a hacer con la bicicleta y cuáles son sus puntos fuertes. Si va a meterse en competición, una 29 es una muy buena opción. Si lo que quiere es difrutar del monte en todo su esplendor y complicación técnica, optaría por una 26. A partir de aquí, cada uno debe mirarse a sí mismo, analizar su condición física y técnica, así como sus gustos, y decidir. Lo que si que parece es que es muy difícil equivocarse, porque ambas monturas ofrecen buenas prestaciones.
- También creo que comprar una 29 es ideal para personas que quieran tener dos bicicletas. Y resulta una muy buena opción si se necesita renovar la montura o comprar una nueva.
- No recomendaría una inversión fuerte para aquellos que no van a competir y tienen una 26 muy nueva. La malvenderían en el mercado de segunda mano. Mejor esperar e invertir en una 29 más adelante.
- Finalmente sólo recordar que todo esto se basa en una sensación personal de una semana de convivencia con ambas monturas. La respuesta a tu pregunta está en la carretera. Y tened en cuenta que una a bicicleta de 26 no se le pueden poner ruedas de 29. Las niner están especialmente diseñadas para ello. “Hay un trabajo fortísimo de prueba y de I+D detrás de cada modelo”, asegura Pedro Maestre.


Materiales Relacionados

Comentarios realizados

Publicidad

Carrera Familiar Bilbao 2019

Carrera Familiar Bilbao 2019

La tradicional prueba, organizada por EL CORREO, tendrá lugar el próximo 7 de abril a las 11.00 horas en la explanada del Guggenheim

Carrera dEmpresas Bilbao 2019 Carrera de la Ría

Carrera dEmpresas Bilbao 2019 Carrera de la Ría

La segunda edición de esta singular competición, que organiza EL CORREO, tiene fecha prevista para el domingo 9 de junio con equipos de 4 componentes, que deberán afrontar un recorrido de unos 8 kilómetros. El plazo de inscripción ya está en marcha

Bilbao Bilbao 2019 Marcha Cicloturista Internacional

Bilbao Bilbao 2019 Marcha Cicloturista Internacional

La Bilbao Bilbao 2018 Marcha Cicloturista Internacional ya tiene fecha confirmada. Se disputará el 24 de Marzo de 2019

Ultra trail Bocineros-Deiadar Xtreme 2019

Ultra trail Bocineros-Deiadar Xtreme 2019

Con el recuerdo de la primera edición todavía reciente, la ultra trail Bocineros-Deiadar Xtreme de 2019 ya calienta motores y tiene abiertas sus inscripciones para más de 1.500 personas en las 3 carreras y las 5 marchas populares, que volverán a tener como protagonistas los cinco Montes Bocineros de Bizkaia y la villa foral de Gernika, punto de salida y llegada de las tres carreras.

Maratón de Barcelona 2019

Maratón de Barcelona 2019: Zurich Marató Barcelona 41 edición

El Maratón de Barcelona ya tiene fecha confirmada. Organizado por RPM Racing, su cuadragésima primera edición tendrá lugar el domingo 10 de marzo de 2019. Como en ediciones anteriores, la prueba también servirá como marco para el desarrollo del Campeonato de Cataluña Universitario de la distancia.

Publicidad

Gran Canaria Maratón 2019

Gran Canaria Maratón 2019

El Gran Canaria Maratón ya tiene fecha confirmada, y su novena edición tendra lugar el domingo 27 de enero de 2019

Ibiza Marathon 2019

Ibiza Marathon 2019

El Ibiza Marathon ya tiene fecha confirmada en el calendario de carreras populares, y su segunda edición tendra lugar el sábado 6 de abril de 2019

Maratón Sevilla 2019, preparando el camino

Maratón Sevilla 2019, preparando el camino

El Zurich Maratón Sevilla ya tiene fecha confirmada. Organizado por el Instituto Municipal de Deportes del Ayuntamiento de Sevilla y Motorpress Ibérica S.A, su trigesimoquinta edición se disputará el domingo 17 de febrero de 2019

Publicidad

Maratón de Madrid 2019 Rock n Roll

Maratón de Madrid 2019 Rock n Roll

La Maratón de Madrid 2019 Rock n Roll tiene fecha oficial confirmada. Las 3 pruebas de Maratón, Media Maratón y 10 KM se correrán el 28 de abril.

Publicidad

Foot ID ASICS
Anuncia tu carrera

Anuncia tu carrera

Promocionar tu carrera es GRATIS. Ponte en contacto con el equipo de Vamos A Correr y te ayudaremos a dar visibilidad a tu evento